No matemos el amor.



Si te dan un regalo y no te gusta, sonríe y disimula.
Si no estás para «cariñitos», al menos dale un besito.
Los abrazos, risas y encanto, no les hará pasar un mal rato.
La comunicación como vínculo primario, hace que gocemos de lo secundario.






Comentarios