Mátame si puedes.

   No me subestimes si piensas, que por ser mujer, soy débil. Mi fuerza es cien veces superior al más fuerte de los mortales. Nadie, en su sano juicio, ha sido tan temerario como para desafiarme. No seas el primer idiota en cuestionar mi poder; te arrancaré el corazón antes de tu próxima respiración.

   No tengo debilidades, salvo el sol y el fuego mismo, provocado por la mano del hombre. Pero, ni por un segundo, te atrevas a tomar ventaja de ello. Soy veloz, tanto, que cualquiera podría asegurarte que desaparezco en un abrir y cerrar de ojos. Lo próximo que verás, serán mis colmillos cerrándose con ferocidad sobre tu cuello. Tu sangre se derramará dentro de mi garganta y aplacará mi sed con sumo placer, me alimentará para mantenerme lozana y hermosa por otros diez mil años.

   Así que mátame si puedes; ven… atrévete y saca las armas que tengas para exterminarme. ¡Hazlo! Te desafío, si es que tienes el valor de hacerlo después de mis advertencias, porque no tendré piedad cuando ruegues por una muerte rápida; soy cazadora por naturaleza y, por extensión, asesina.

Comentarios

  1. Te prometo que la mato con la indiferencia.
    Un abrazo amiga, que fuerte sigue siendo tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por este blog encontrarás relatos de índole vampíricos y como los que subo por Falsaria. Prometo que en un futuro cercano serán más suaves; aunque no todos, claro.

      Saludos.

      Eliminar
  2. No importa, me atrevería a enfrentarla. Espero que la "pelea" no la pierda. Jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues ten cuidado!!

      Gracias por tomarte el tiempo en leer mis relatos.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario