Sin importar dónde


    Sin importar dónde, amado mío, te sigo sin mirar atrás. Por ti subiré dolorosas pendientes; recorreré caminos hasta el confín del mundo; escalaré montañas tan altas como el Himalaya, y navegaré grandes océanos. Si hemos de vivir hasta debajo del agua, por mí encantada. Me volveré sirena, cambiaré mi fisonomía, seré parte humana y parte pez, todo por ti, amor, lo que sea para estar siempre juntos. 

   Que nadie se atreva a separarnos, estamos amalgamados en un solo ser, solidificados por la pasión y el amor, dos fuerzas poderosas e imbatibles para escudarnos de la cruel envidia. Yo río, tú ríes; yo lloro, tú lloras… Como los espejos: uno es el reflejo del otro. Cristalino, puro, y frágil. Extraordinario para mis ojos, he sido bendecida por tu presencia y cariño, pues difícilmente alguien se te compara, eres único, noble, y maravilloso. 
 
    Entonces…, si he de vivir en el mismo infierno, que Lucifer nos ubique una celda para los dos entre el fuego y la decadencia; de ti… yo no me separo jamás.






Comentarios

  1. Exagerada fidelidad amiga, es ya es masoquismo puro.
    Muy apasionados tus versos.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. ¡En el relato! Suelo expresar más de la cuenta.

      Eliminar
  2. Martha, me ha gustado mucho tu texto, esto sí que es amor eterno. Tengo que decirte que me encanta tu blog, es precioso, me encantan tus textos y todas las imágenes góticas que lo ilustran. De verdad te digo que es uno de los mejores blog que he visto.
    ¡Muchos besos desde el otro lado del Atlántico!
    Tu amiga Macarena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Macarena, un placer tenerte por acá.
      Nos leemos.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  3. Esto me ha dejado boquiabierta. Qué manera de escribir tan apasionada.

    ResponderEliminar
  4. poema por de más sensual y apasionado. Cuando se ama, nos trastornamos un poco.

    Amiga, te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es saber diferenciar lo que es racional y la locura.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario