Onírico.

Sueño con tus ojos.
Sueño con tus labios.
Sueño con tus besos...
Me sumerjo en un mundo donde todo es posible.
Me amas, me sonríes, me desatas…
¿Cuál es tu secreto?
No sé.
No entiendo.
No lo comprendo…
Demasiado supremo para una pobre alma atormentada por tus secretos.
Sensaciones placenteras invaden mi cuerpo cuando estoy a tu lado.
Me atrapas, me hipnotizas, me desarmas…
¿Qué eres para mí?
Un dios.
Un brujo.
Un guerrero.
El más poderoso del universo.

Sueño con tu mirada.
Sueño con tu cabello.
Sueño con tu silencio...
Traspasas las fronteras de la realidad y la fantasía.
Me dominas, me comandas, me esclavizas…
¿Por qué lo permito?
Medito.
Razono.
Pienso.
Y no encuentro una respuesta satisfactoria.
Atenta estoy a tus movimientos.
Me fascina, me aturdes, me encantas…
¿Cómo te detengo?
No quiero.
No puedo.
No lo deseo.
Si he de someterme ante ti, que sea a tu gusto y a tus requerimientos.

Sueño con tus abrazos.
Sueño con tu sonrisa.
Sueño con tu cuerpo...


Comentarios

  1. No sueñes más, soy imposible para ti.

    ¡Que hermoso poema amiga!con pasión,entrega, deseo.
    Me encanto. Tu prosa sorprende cada día.
    Un abrazo feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja. Me honra tu halago y me inflas el orgullo.

      Un besote.

      Eliminar
  2. Hola, Martha, llegué hasta aquí a través de tweeter.
    Me gustó lo que haces, te dejo un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Onírico me dejaste de tanto amor impregnado en tus seductoras palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, es bueno saber que mis post causan ese efecto.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario