De puño y letra



  Tres palabras te escribo con todo mi corazón, tres que vienen del alma exponiéndose al rechazo y al dolor. Me atrevo a escribirlas, pues son tan grandes que no puedo contenerlas por más tiempo dentro de mi ser; me asfixia, me sacude, me atormenta… ¿Para qué reservármelas si siento que con ellas puedo morir? ¡Qué salgan! ¡Qué iluminen mi vida! Estoy aquí con mis ansias a flor de piel, esperándote con los brazos abierto, ansiosa de amarte y besarte.

 El papel no será suficiente, pero contendrá mis verdaderos sentimientos. 

  Me arriesgo a sufrir una calamidad de la cual no sé si me pueda recuperar; sin embargo, las probabilidades de que me correspondas están al 50%. Según sea el caso, un “sí” o un “no” me regalarán sonrisas o lágrimas. A sí que abre el sobre y léelo. 

   De puño y letra te escribo:
   
   Yo… te amo.

Comentarios

  1. ¡Yo quiero que me escriban así!!! ¡Qué lindo!

    ResponderEliminar
  2. Eres buena escritora; lo usual es que se escriba sobre el desamor, pero tú exaltas el romanticismo a la enésima potencia.
    Saludos desde Venezuela, compañera de letras.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a todos por sus comentarios, me honran y me sacan una sonrisa de los labios.
    Se les quiere.

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo escrito Martha, el amor y lo que hace de nosotros...
    Eres puro sentimiento y eso me encanta.
    Un abrazo,
    Rafael
    @rbaralt

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Rafael, me alegra tu presencia por aquí.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Amiga, acostumbrado a tus vampiros esto me resulta extraño, pero me gusta, ademas esa frase me gustaría que fuese para mi.
    Precioso amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, moli; como siempre tus comentarios son bien recibidos.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. El poema es una clara muestra de la capacidad que tienes de amar. ¡Hermoso!!!
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario