In Vitro


   Su cuerpo cambia, se moldea para albergar una nuevo ser. Se maravilla por todas las sensaciones y emociones que experimenta cada día: se enoja cuando no es debido, llora por menudencias, ríe por tonterías, y se le antoja cualquier cosa en horarios poco considerables.

   La gente le censura, la prensa lo reseña, la televisión lo comenta, y la familia se avergüenza… Aún así, ama lo que lleva dentro, sin importar qué tan escandaloso sea. Su bebé lo es todo, le transformó la vida; ahora ve el mundo desde un prisma diferente, y al diablo con los que se niegan a aceptar éste tipo de concepción. Pero así es la ciencia, en un principio causa revuelo, y después… indiferencia. Todo es cuestión de tiempo para que sea tomado con total “naturalidad”; y aunque nadie quiera y le señalen siempre con el dedo acusador, no cambiará el hecho de que pasará a la historia como el primer hombre embarazado que se atrevió a dar un paso más allá del machismo, del feminismo, del catolicismo y de cualquier religión o culto que le aborrezcan. 

Comentarios

  1. Querida Martha, te felicito por la ocurrente idea de escribir sobre el primer bebé engendrado por un hombre. Te aseguro que más de uno de escandalizará por Falsaria (como lo hicieron con mi artículo jejeje...). Me encantó como lo plasmaste. El final "más allá del catolicismo y de cualquier religión o culto que le aborrezcan" no tiene desperdicio, un cierre perfecto, aleccionador, sólo apto para mentes abiertas. Voy a chequear los comentarios que te dejen, pero ya sabes que me retiré de ese medio, así que sólo te dejaré el corazon+ (voto) por allá, y por acá mis más sinceras felicitaciones.
    Con este texto, sumado a la calidad de tus otras publicaciones, te has ganado una recomendación en Raguniano, desde hoy lo mostraremos dentro de nuestras recomendaciones (esperamos no te importe).
    Un abrazo fuerte,
    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guao... Rafael, muchísimas gracias, no tienes idea lo que eso significa para mí. Mi humilde blog está siempre a la orden para ti y para tus seguidores. También te agradezco tu voto por Falsaria; aunque extraño tus relatos por esa red, tengo tu espacio literario para deleitarme con tus excelentes escritos.

      Gracias, gracias, gracias.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar

Publicar un comentario