Santa vampiro.

Cabellos nevados y ojos rojos, piel tersa y blanca como la cal. Distintivos de un ser diferente al que todos conocemos y del que no podemos escapar.

Si le agradas, pídele un deseo. Pero no el que imaginarás… Dinero, lujo, viajes o placer, no se te otorgará. No es bueno, ni malo, más bien extraordinario; y más te vale que estés preparado para ello. La inmortalidad no es para los débiles de mente y corazón, no soportarán la soledad que conlleva el transcurrir de los años.

Tu familia morirá, amigos ya no tendrás, el temor debido a tu fuerza, será una constante en tu larga existencia.

Si te llegas a enamorar, el infortunio padecerás, la sangre no permitirá nunca el romance con los demás.

Mujeres u hombres, quiénes sean ellos, entre los seres de la noche, no hay espacio para el amor; sólo lucha, odio, y rencor…

¿Te animas, entonces?

Deja la ventana abierta, viste bien y deja tu cuello expuesto.

Espera que te visite en la noche, no le escribas una carta, no pierde el tiempo con eso, tu presencia le es suficiente para decidir si te da o no la larga existencia.



Comentarios

  1. Excelente poema amiga.
    Acepto de buen grado mi vida como mortal, lo otro no es para mi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena respuesta, amigo, si el amor no está en la vida de un vampiro, no vale la pena la eternidad.

      Eliminar
  2. Fantástico!!!, comparto tu devoción por los vampiros, definitivamente.
    No me canso de leer tus artículos Martha, un abrazo.
    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia, Rafael, me halagas y me honras tenerte siempre por aquí.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. Hola Martha.
    Antes que nada quiero felicitarte por este,tu espacio; es fantástico y maravilloso.
    Con respecto a tu poema Santa Vampiro es sumamente inquietante y al cabo es una excelente descripción de lo que te espera si anhelas o deseas una vida inmortal.
    Es magnifico.
    Un beso.
    Richard

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ricardo, me da gusto verte por aquí. Gracias por seguirme y por tus comentarios.

      Y sí... si ponemos en perspectiva de lo que sería la vida eterna, no augura nada bueno. Por desgracia tendríamos que ver morir a todos nuestros seres queridos sin poderlo evitar; y el amor sería efímero y penoso.

      Un abrazo fuerte, y espero tenerte con más frecuencia por mi humilde blog. :)

      Eliminar

Publicar un comentario