Tritón

   Si hay algo que más amo en la vida, es sentir la arena bajo mis pies y las olas golpeándome con suavidad. Mis pulmones se llenan del aire salino que procede del mar; es una medicina que me revitaliza, rejuveneciéndome hasta una década. Me siento niña, alegre y dispuesta a emprender nuevas metas y no temerle a los retos que quieran entorpecer mis sueños.
 
   La playa es una fiesta continua de paisajes hermosos, sol abrazador y especímenes masculinos o femeninos que nos dejan con la boca abierta. No soy superficial, pero vamos a ser sinceros: ¿A quién no le gusta admirar un cuerpo perfecto? La tonicidad de los músculos, el magnífico bronceado que tiñe la piel y un rostro que te atrapa sin clemencia alguna. Tritones o sirenas, según sea el caso, y del gusto de cada quién; cuando gozamos de los “dones” de la Madre Naturaleza, es para darle gracias al Creador por su existencia.

   El desfile de tritones es el mejor de mis deleites, vaya que es para babear, verlos pasar mientras estoy sentada sobre la toalla cargándome de energía, es como para salir corriendo detrás de ellos y pedirles su número telefónico.

   Pero de allí no pasa, no me aventuro a dar un paso del cual quedaría como una perfecta idiota o en términos poco halagadores que me haría arrepentir por el resto de mis días.
   Porque sólo tengo ojos para uno.
   Para el que me roba el aliento…
   Para mi ser magnífico…
   Él.

   Y como un Mantra, invocado; emergió de las olas como si fuera un iceberg.

Salió del mar con su paso cadencioso, vadeando a cuanto nadador se le cruza por el camino. Me miró y sonrió mostrándome toda su caja de dientes; mi corazón explotó al sentirme objeto de su atención; sus ojos clavados sobre mí sin reparar en los minúsculos trajes de baño que se pasean cerca; su imperturbabilidad es incuestionable; su sonrisa de millón de dólares está para mí entera disposición, sólo yo estoy en su vista periférica, sólo yo le atraigo como a un imán; la miel apetitosa para un oso hambriento fuera de su entorno.

   Camina extenuado de tanto nadar; el ejercicio físico lo había llevado hasta el extremo, competía con los demás hombres en cuanto a resistencia; que no se dijera que estaba allí para holgazanear; su diversión es incluso, peor que la mía; ríe y juega trayendo al presente la infancia reprimida.

   Entonces se acerca y cae a mi lado como una orca de 5 toneladas, la arena se hunde y se levanta al mismo tiempo ante tanto peso; me salpica con su caída como una avalancha asesina, cubriéndome de pies a cabeza y pegándose de forma fastidiosa debido al bronceador.

   Sin embargo, poco me importa, lo amo; no es un adonis, tiene sobrepeso y barba de tres días, y aún así, lo amo como si fuera un modelo escultural. Me respeta y valora en demasía, mi príncipe de cuentos de hadas, el que me inspira en la cama y el que soporta con paciencia mis arrebatos de furia cuando estoy de malas.
   Qué más puedo agregar a su favor…

   Es mi amigo, mi confidente, mi esposo…

   Mi tritón.

Dedicado a todas aquellas parejas que no son perfectas, pero que de igual modo se aman de corazón. 





Comentarios

  1. Hola Martha, soy uno de los administradores del blog Acompáñame y, en nombre de mis compañeros, te agradezco tu participación.
    Anotado está ya tu relato, que a todo esto, es muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Eldan. Me alegra que les haya gustado.
      Un fuerte abrazo. :)

      Eliminar
  2. Hola, yo soy la otra administradora de acompáñame jejejeje, una de las otras, ha sido un relato genial, estara muy bien en nuestro libro, felicidades por la manera en que amas a tu esposo y gracias por participar. Un besazo.

    Ahora te invito a participar en alguno de nuestros premios que daría publicidad a tu blog.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/p/fundete-conmigo.html

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2013/01/premio-al-comentarista.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tamara. Siempre es un placer saber que mis relatos causan un buen efecto. Pero debo aclararte que no estoy casada. Sé que causa confusión, pero lo escribí como si fuera una de aquellas personas que han tenido una relación especial. Me inspiré en una pareja, amigos míos; el amor que se tienen es maravilloso.

      Gracias también por los premios para darle publicidad al blog. Los recogeré y lo haré con gusto.
      Un fuerte a brazo.

      Eliminar
  3. Ya apareces en nuestra pestaña: http://podemos-juntos.blogspot.com.es/p/fundete-conmigo.html

    ResponderEliminar
  4. tienes un premio en mi blog... http://artedesermaestra.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario